Estamos en época de presentar declaraciones de renta de personas naturales. Un tema muy sensible para los obligados a declarar,  es el costo de la declaración, que suelen confundir con los honorarios que deberán pagarle al  asesor, pero no me refiero al costo de elaborarla sino al costo total, a lo que implica elaborarla bien o mal y por tanto liquidar mal los impuestos,  exponerse a multas, sanciones, intereses,  corregir, volver a elaborar y  volver a presentar.

Las herramientas

Para elaborar una declaración se puede encontrar en internet  y gratuitamente, varias ayudas que prometen facilitar el diligenciamiento.  Cada una de ellas tiene elementos valiosos, pero ninguna reemplaza el conocimiento necesario para clasificar adecuadamente sus obligaciones, depuerar los ingresos, los costos, las deducciones y el patrimonio.

La Dian ha puesto al servicio del contribuyente varias ayudas:

  • El informe de información exógena suministrada por terceros
  • la declaración sugerida y
  • el programa ayudarenta.

Las 3 son muy valiosas, pero pueden ser usadas bien o mal a opción del contribuyente. Pueden estar equivocadas o ser diligenciadas equivocadamente produciendo resultados igualmente equivocados.

Personalmente y con frecuencia utilizo el programa ayudarenta y por ello se que es una aplicación útil pero que hace, lo que quien lo diligencia le pide con los datos que le informa.

No es tan fácil para un contribuyente utilizarlo, bien sea porque requiere cierto dominio de la aplicación y especialmente porque requiere bastante entendimiento de la legislación a fin de cumplir adecuadamente con las normas aplicables a su declaración.  Aunque el mensaje de la Dian es tentador “hágalo usted mismo”, con lo cual evita los costos de elaboración, también es claro que el programa es una ayuda y que la responsabilidad por los resultados es del contribuyente, luego si usted se equivoca no puede trasladarle a la Dian la responsabilidad.

Para un contribuyente neófito en la materia será clara la diferencia entre un gasto y una deducción,  entre una deuda y un pasivo fiscal?, entre un ingreso tributario y un ingreso de dinero?, entre un costo fiscal y el costo de un bien?, entre un gasto y una deducción?.  Tendrá claro cuál es el soporte fiscal de un ingreso y el momento en que debe reconocerlo en su declaración?, como clasificarlo de acuerdo a su naturaleza como: ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional,  rentas líquidas especiales, rentas exentas, rentas ordinarias, ganancias ocasionales?.

Con estas simples consideraciones es conveniente que si usted es un contribuyente que no domina el tema, revise como calcular el costo de su declaración, más allá del simple pago que le realiza a quien le asesora para elaborarla, este pago es el menos importante, de hecho como hemos visto lo puede eliminar haciendo el trabajo usted mismo, pero tenga en cuenta los otros componentes del costo:

  • El mayor valor de impuesto que usted liquida si clasifica o depura equivocadamente un ingreso.
  • El costo de corregir una declaración con sanciones e intereses.
  • El costo del impuesto que la Dian puede liquidarle por comparación patrimonial o  por inclusión de pasivos inexistentes.
  • El costo de tomar o dejar de tomar beneficios fiscales equivocadamente.
  • El costo de las sanciones por inexactitud, por corrección, por omisión de activos o inclusión de pasivos inexistentes.
  • El costo de los intereses sobre las reliquidaciones.
  • Y por supuesto el costo de su tiempo para descargar la aplicación, aprender a usarla, preparar la declaración, ingresarla al portal de la Dian esperando que esté de buenas y le funcione, presentarla y pagarla.

En resumen usted como contribuyente puede hacer su declaración de cualquier manera, pero debería hacerla bien.

Si estas consideraciones no le convencen de pagar los honorarios de su asesor, adelante hágalo usted mismo y el día en que la Dian lo requiera…. Ahí estaremos para ayudarle!