El artículo 512-22 del ET adicionado mediante el artículo 21 de la ley 1943 de 2018, estableció un impuesto al consumo del 2% en la venta de bienes inmuebles cuyo valor supere las 26.800 UVT.  La novedad en esta ocasión, es que grava todas las ventas de inmuebles, nuevos o usados que sean iguales o superiores a ese valor.  La norma anterior sometía a impuesto a las ventas únicamente la primera enagenación.  El texto del artículo es el siguiente:

 

Artículo 21. Adiciónese el artículo 512-22 al Estatuto Tributario, el cual quedará así:

Artículo 512-22. Impuesto nacional al consumo de bienes inmuebles. El impuesto nacional al consumo tiene como hecho generador la enajenación, a cualquier título, de bienes inmuebles diferentes a predios rurales destinados a actividades agropecuarias, nuevos o usados, cuyo valor supere las 26.800 UVT, incluidas las realizadas mediante las cesiones de derechos fiduciarios o fondos que no coticen en bolsa.

El responsable del impuesto es el vendedor o cedente de los bienes inmuebles sujetos al impuesto nacional al consumo. El impuesto será recaudado en su totalidad mediante el mecanismo de retención en la fuente. La retención aquí prevista deberá cancelarse previamente a la enajenación del bien inmueble, y presentar comprobante de pago ante el notario o administrador de la fiducia, fondo de capital privado o fondo de inversión colectiva.

La tarifa aplicable será del dos por ciento (2%) sobre la totalidad del precio de venta.

Parágrafo 1°Este impuesto, cuya causación es instantánea, no podrá tratarse como impuesto descontable, ni como gasto deducible, pero hará parte del costo del inmueble para el comprador.

Parágrafo 2°Para efectos de este artículo, se entienden por actividades agropecuarias aquellas señaladas en la Clasificación Industrial Internacional Uniforme (CIIU), Sección A, división 01, adoptada en Colombia mediante Resolución de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN).

Parágrafo 3°El impuesto consagrado en el presente artículo no será aplicable a las enajenaciones, a cualquier título, de predios destinados a la ejecución de proyectos de vivienda de interés social y/o prioritario.

Parágrafo 4°Quedan exentos de la tarifa aplicable señalada en presente artículo todos aquellos bienes que se adquieran a cualquier título destinados para equipamientos colectivos de interés público social. Siempre y cuando el comprador sea una entidad estatal o una entidad sin ánimo de lucro que cumpla los requisitos para tener derecho al régimen tributario especial y que el bien se dedique y utilice exclusivamente a los proyectos sociales y actividades meritorias.»

 

Proyecto de reglamento

 

El proyecto de decreto reglamentario publicado en la página de la Dian  al respecto establece

«El impuesto nacional al consumo de bienes inmuebles  se aplicará sobre la totalidad del preico de venta del inmueble incluido en la escritura pública de enajenación a cualquier título o la totalidad del valor incluido en el contrato de cesión de los derechos fiduciarios o participaciones en los fondos que no cotizan en bolsa, según lo establecido en el artículo 512-22 del Estatuto Tributario

 

Aunque el objetivo de la ley parece simple y es gravar con impuesto al consumo las negociaciones que superen los 26.800 UVT ($918.436.000 en 2019), al establecer en el reglamento,  que opera sobre el valor de la escritura, queda abierta la posibilidad de que los vendedores hagan escrituras independientes, transfiriendo en cada una un parte del inmueble y así eludiendo el pago del impuesto.

 

Ejemplo

 

Para entenderlo mejor, si tomamos como ejemplo un inmueble cuyo valor es de 1.200.000.000,  si se hicieran dos escrituras y en cada una de ellas se transfiriera el 50% del inmueble, al mismo o a diferente propietario, no se causaría el impuesto y sería esta una forma de fraccionar la operación para eludir el pago del impuesto.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *