Impuesto al consumo en 2019

 Aquí le contamos las modificaciones en este impuesto para el año de 2019.

 

El artículo 20 de la ley 1943 de 2018 modificó la denominación de “régimen simplificado del INC” a  “No responsables del INC”.

 

No responsables del INC

 

Los únicos que pueden operar como no responsable del INC serán las  personas naturales dedicadas a las actividades de restaurantes y bares (en las que se incluyen cafeterías, panaderías, pastelerías, heladerías y fruterías), siempre que no involucren la explotación de franquicias y además cumplan los siguientes requisitos:

 

  1. Que sus ingresos brutos provenientes de las actividades de bares y restaurantes durante el año anterior no hayan superado los 3.500 UVT ($116.046.000 en 2018).  Si en el año de 2019 llegan a celebrar contratos u operaciones individuales por valor superior a 3.500 UVT ($119.945.000) deberán inscribirse en como responsables antes de la celebración del contrato.

 

  1. Que tengan solamente un establecimiento de comercio, sede local o negocio en el cual ejercen su actividad.

 

Catering empresarial

 

,Quienes se dediquen a prestar servicios de catering empresarial ya no serán responsables del IVA, pues estos servicios pasan a estar excluidos  según lo establecido en el artículo 2 de la ley 1943 de 2018 y estarán sujetos al impuesto al consumo.  

 

Operaciones bajo contrato de franquicia

 

Los servicios de restaurante, cafetería, bares  y similares prestados bajo el desarrollo de un contrato de franquicia, pasan de estar gravados con el impuesto al consumo a estar sometidos al impuesto sobre las ventas IVA.

Los contribuyentes que hasta el año 2018 eran responsables del impuesto al consumo por la realización de actividades de comidas y bebidas bajo franquicias, disponen hasta el 30 de Junio de 2019 para inscribirse como responsables del IVA

 

INC en venta de bienes inmuebles

 

A partir de la vigencia de la ley 1943 de 2018,  la venta de bienes inmuebles pasó a ser una operación excluida del IVA. 

El artículo 21 de esta ley adicionó el artículo 512-22 al estatuto tributario, creando el impuesto nacional al consumo en la enajenación de bienes inmuebles (diferentes a predios rurales destinados a actividades agropecuarias), cuyo valor supere los 26.800 UVT ($918.436.000 en 2019), aún si se realizan mediante la cesión de derechos fiduciarios o fondos que no coticen en bolsa.

El responsable del impuesto es el vendedor o cedente y el impuesto debe ser cancelado previamente a la enajenación y debe presentar el comprobante de pago ante el notario. 

La tarifa será del 2% de la totalidad del precio de venta.   

El parágrafo 1 del artículo 512-22, establece que este impuesto no puede tratarse como un gasto deducible ni como un impuesto descontable, pero hará parte del costo del inmueble para el comprador.  Resulta esto al menos contradictorio, pues el responsable del impuesto es el vendedor o cedente,  quien no puede deducirlo ni descontarlo, pero el comprador si puede llevarlo al costo y por esta vía deducirlo de la utilidad cuando venda.


Contáctenos

Deja una respuesta