Contabilidad Fiscal y NIIF

NIIF2-700x460

Opciones para poder llevar las cifras contables bajo NIIF y al mismo tiempo contar con cifras contables para efectos tributarios

El Artículo de decreto 2548 de 2014 establece que Para efectos de lo dispuesto en el artículo 165 de la Ley 1607 de 2012, las remisiones contenidas en las normas tributarias a las normas contables continuarán vigentes durante los cuatro (4) años siguientes. Por lo tanto durante los primeros 4 años de aplicación oficial de los nuevos marcos contables bajo NIIF, (2015 a 2018 para Grupos 1 y 3, o años 2016 a 2019 para Grupo 2), continuarían vigentes las remisiones contenidas en las normas tributarias hacia la norma contable pero al mismo tiempo se deberá lograr que las bases fiscales de las partidas que se incluyan en las declaraciones tributarias continúen inalteradas.

Según los dispone el artículo 2 del Decreto 2548, cuando la DIAN necesite auditar entre los años 2015  y 2019, las cifras contables a partir de las cuales se hayan elaborado las diferentes declaraciones tributarias,  se le deberán entregar las obtenidas conforme a todo lo que ha sido el marco contable colombiano vigente hasta diciembre de 2014, es decir, el marco contenido en el Decreto 2649 de 1993, más los 19 planes únicos de cuentas que hasta ahora coexistido y las regulaciones que hasta diciembre 31 de 2014 hayan emitido las superintendencias y la contaduría general de la Nación.

Necesita asesoría?      Escríbanos

Solamente para efectos fiscales no se aceptarán como “cifras contables” las que se obtengan a partir de los nuevos marcos normativos bajo NIIF. El numeral 3 del artículo 19 del código del comercio (decreto 410 de 1971) establece la obligación de “Llevar contabilidad regular de sus negocios conforme a las prescripciones legales”, por lo que los nuevos  marcos normativos bajo NIIFs se usarán para generar cifras contables que se emplearán para todos los demás efectos mercantiles, financieros y demás obligaciones legales.

Los estados financieros obtenidos a partir del 31 de Diciembre de 2015, por las entidades pertenecientes al grupo 1 (Niif plenas), 31 de Diciembre de 2016 para quienes pertenecen al grupo 2 (Niif para  Pymes), y 31 de Diciembre de 2015 para  quienes pertenecen al grupo 3 (decreto 2706 de 2012), van a generar diferencias entre las cifras obtenidas con base en estas normas y las obtenidas para efectos fiscales, las cuales y solo para dicho efecto se seguirán aplicando durante los primeros 4 años contados a partir de la fecha de transición a las NIIFs, por lo que como soporte de los estados financieros deben existir unos registros y como soporte de los reportes fiscales otros.

En el anexo que acompaña al Decreto 2548 se indica que la DIAN preparará una “guía práctica” sobre la forma como se llevarían a cabo estas disposiciones del Decreto 2548. Hasta que lo haga,  es de suponer que el “sistema de registro de diferencias”  implica elaborar para cada declaración, una hoja de trabajo con conciliaciones entre las cifras contables bajo NIIF y las cifras contables bajo el marco normativo colombiano.

En estas condiciones queda claro que todos las personas naturales o jurídicas obligadas a llevar contabilidad deben acogerse a las normas expedidas para adopción de NIIFs según el grupo al que pertenezcan pues solo de esta manera se estaría dando cumplimiento a la obligación de llevar contabilidad conforme a las normas legales, que sirvan de  soporte de sus estados financieros para efectos comerciales, mercantiles y de entrega de información a entidades de control y adicionalmente deben adecuarse a uno de los dos sistemas para registrar las diferencias para efectos fiscales, que servirán como soporte de las cifras para dicho efecto.

Los estados financieros publicados a partir de la fecha en que para cada grupo se tornan obligatorios bajo NIIFs, deben tener como soporte los registros contables elaborados según las disposiciones de los decretos respectivos.  Los contadores y revisores fiscales que  suscriban dichos estados financieros deben hacerlo confirmando que los mismos se han elaborado bajo dichos parámetros y que los mismos constan en los libros y registros de contabilidad llevados de acuerdo a las normas legales vigentes. Igualmente para la firma de declaraciones y reportes fiscales, deben confirmar que existen los registros y documentos que soporten tales cifras.

El Decreto 2548 de 2014,  establece dos opciones sobre la forma en que los contribuyentes podrán cumplir  durante los años 2015 a 2018 para  tener estados financieros bajo NIIF y al mismo tiempo cifras contables especiales que sirvan para los efectos tributarios. Estas opciones son:

  1. Libro tributario:

En el artículo 4 del decreto se establece  que los contribuyentes de cualquiera de los Grupos 1, 2 y 3, pueden optar por el “libro tributario” el cual será un libro auxiliar especial dentro de la contabilidad y en el que se deberán volver a registrar todas las operaciones  según lo indicado en el artículo 2 del decreto, es decir, registros conforme a las normas de los Decretos 2649 de 1993 y los planes únicos de cuentas actualmente vigentes. Esto significa hacer un doble registro de las mismas operaciones, en los libros oficiales las operaciones se registran conforme a las NIIF y en el “libro tributario”   se registran conforme al marco colombiano vigente antes de la adopción de NIIFs.

Para quienes decidan llevar el sistema de doble registro usando el “libro tributario”, no se les exigirán los registros especiales que se mencionan en el artículo 3 del Decreto 2548. Además  artículo 6 del mismo decreto, establece que llevar el “libro tributario” no se considerará como llevar una “doble contabilidad” para los posibles efectos sancionatorios.

Necesita asesoría?      Escríbanos

  1. Sistema de registro de diferencias

Si el contribuyente decide no llevar el “libro tributario”, quedará obligado a hacer lo que  indica en el artículo 3 del Decreto 2548. Según esta  norma, el contribuyente registrará una única vez sus operaciones contables bajo NIIF en los libros oficiales, pero al mismo tiempo deberá realizar un “sistema de registro de diferencias”. Al respecto, el parágrafo 2 del artículo 3 dice: “Las diferencias de que trata el presente artículo son aquellas originadas, entre otras, por diferencias entre el reconocimiento, la medición, la dinámica contable y la valuación de activos, pasivos, patrimonio, ingresos, costos y gastos de acuerdo con los nuevos marcos técnicos normativos y lo dispuesto en el artículo 2 del presente Decreto.”

El artículo 5 del decreto 2548 establece que Las declaraciones tributarias de los contribuyentes obligados a llevar contabilidad deberán estar soportadas, según sea el caso, por el sistema de registro de diferencias de que trata el artículo 3 de este Decreto y la contabilidad, o por el Libro Tributario previsto en el artículo 4 de este Decreto y la contabilidad; así corno todos los documentos, externos e internos, y comprobantes que evidencien la realidad de las operaciones desarrolladas por el contribuyente”

Más artículos sobre el tema

Normas aplicables

El artículo 165 de la Ley 1607 dispuso:

Únicamente para efectos tributarios, las remisiones contenidas en las normas tributarias a las normas contables, continuarán vigentes durante los cuatro (4) años siguientes a la entrada en vigencia de las Normas Internacionales de Información Financiera – NIIF–, con el fin de que durante ese periodo se puedan medir los impactos tributarios y proponer la adopción de las disposiciones legislativas que correspondan. En consecuencia durante el tiempo citado, las bases fiscales de las partidas que se incluyan en las declaraciones tributarias continuarán inalteradas. Asimismo, las exigencias de tratamientos contables para el reconocimiento de situaciones fiscales especiales perderán vigencia a partir de la fecha de aplicación del nuevo marco regulatorio contable”

El artículo 2 del Decreto 2548 de 2014 estableció lo siguiente:

“Artículo 2. Bases fiscales. Las bases fiscales son aquellas determinadas con base en las disposiciones fiscales y todas las remisiones a las normas contables. Así, para efectos de lo dispuesto en el artículo 165 de la Ley 1607 de 2012 y durante los plazos señalados en el artículo anterior, todas las remisiones contenidas en las normas tributarias a las normas contables, se entenderán hechas para efectos tributarios a los Decretos 2649 de 1993 y 2650 de 1993, los planes únicos de cuentas según corresponda a cada Superintendencia o a la Contaduría General de la Nación, las normas técnicas establecidas por las superintendencias vigentes y aplicables a 31 de diciembre de 2014 o aquellas normas técnicas expedidas por la Contaduría General de la Nación vigentes y aplicables a 31 de diciembre de 2014, según sea el caso.

Parágrafo 1. En desarrollo de los artículos 4 de la Ley 1314 de 2009 y 165 de la Ley 1607 de 2012, las normas expedidas con ocasión de la Ley 1314 de 2009 no tendrán efectos tributarios, durante los plazos de que trata el artículo 1 del presente Decreto.

Parágrafo 2. Los cambios en los valores patrimoniales que surjan con ocasión del proceso de convergencia al nuevo marco técnico de las normas de información financiera expedidas en Colombia, no tendrán efectos tributarios durante los plazos señalados en el artículo 1 del presente Decreto.

Parágrafo 3. Para efectos tributarios y de lo dispuesto en este Decreto, las disposiciones fiscales priman sobre aquellas contenidas en las normas de que trata este artículo. En consecuencia, en caso de incompatibilidad entre unas y otras se preferirán las primeras.”

Necesita asesoría?      Escríbanos

Más artículos sobre el tema

Deja una respuesta