Modelo de las 5 S

 cinco aspectos que debería considerar en el desarrollo de su proyecto.

Saber

El conocimiento es la base de muchas de las decisiones y un secreto a gritos de grandes adelantos. Saber implica adquirir, entender, aplicar y explotar ese conocimiento.   El conocimiento tiene varios niveles, desde la base científica que soporta una invención, hasta la información recogida en la interacción con sus clientes, usuarios, proveedores, empleados y grupos de interés.

 Un buen sistema de investigación, le mantendrá al corriente de las informaciones que debe cuidar para ser eficiente. Saber quiénes son sus principales clientes es importante, pero entender que les mantiene unidos a usted también lo es. Conocer sus patrones de compra, sus hábitos de pago, sus intereses, su ubicación, mantenerse al corriente de su situación financiera, comercial, de personal, sus estrategias, sus mercados y todo aquello que pueda conocer, le dará herramientas para mejorar su oferta de valor y salir de la línea tradicional a otras nuevas y más rentables.

Recuerde que los productos en el mercado se comportan como: diferenciados o commodities. Los diferenciados son aquellos en que el cliente percibe características únicas que lo hacen diferente a los demás y los c commodities, tienen características comunes, por lo cual el precio es el principal determinador de la compra.   Los productos diferenciados, pueden ser igualados, imitados y mejorados, por lo que la diferencia que un día le dio la ventaja, puede desaparecer pronto y su producto empezará a comportarse como un commodity, en donde el precio será en gran parte lo que determine la compra.

Necesita asesoría  ?      Escríbanos

 Separar

 Cada actividad, producto o servicio debe ser analizada, medido y evaluada por separado. Es claro que algunas actividades apoyan a otras y por lo tanto parte de su costo debe cargarse a las actividades a las cuales apoyan y muchas veces a pesar de ser deficitarias no pueden suprimirse por ser necesarias para la realización de otras.

Pero ese no es siempre el caso y con bastante frecuencia es posible conocer el costo de forma independiente. Mantener actividades o productos que no generan margen de contribución y tampoco utilidad, solo hace que el costo de ellas deba ser asumido por otras actividades rentables, castigando a estas de manera innecesaria.

Las empresas y negocios deben procurar separar el costo y los ingresos de cada actividad a fin de poder evaluarlas de manera independiente, con lo que se tendrá una valiosa información sobre las actividades que pueden ser eliminadas y definir la correcta asignación del costo de las que deban mantenerse, según la contribución que hagan a la producción de ingresos en otras actividades.

 Suprimir

Crear nuevos productos o servicios implica probar estrategias hasta llegar a la que mejor se adecue a las circunstancias y produzca los mejores resultados. En ese camino suelen crearse gastos, actividades o procedimientos, que al final tienen poca o ninguna importancia y no generan mejoras en el resultado, pero que se quedan como rezago del proceso de crecimiento. Revisar con alguna frecuencia la contribución que cada una de estas actividades hace al proceso es una buena práctica que permitirá disminuir el costo, aumentar la eficiencia y quizá terminar con procesos, procedimientos, actividades y controles innecesarios, ineficientes o ineficaces.

 No hay nada más ineficiente que hacer eficiente lo innecesario. De modo que si una actividad no tiene el efecto esperado o no se requiere, debe sencillamente eliminarse o reemplazarse por otra que genere el aporte que se requiere para la mejora del proceso.

Situar

Procurar los recursos oportunamente es un elemento básico de la gestión de negocios. La adecuada planeación y programación de las actividades necesarias para proveer los recursos, permite disponer de ellos en el momento adecuado o en caso necesario hacer los ajustes que se requiera si existen razones que impidan la situación de los mismos.

Entender el negocio, conocer a los proveedores, clientes, empleados, a los participantes de su canal de distribución y del proceso, permite definir sus hábitos de consumo, requerimientos y grado de compromiso, para tomar las medidas adecuadas que ayuden a mantener el control del efecto que sobre el proceso pueda producir la demora o adelanto de alguno de ellos y evaluar la necesidad de ajustar tiempos, inventarios de seguridad, eliminar intermediarios o modificar tiempos de entrega para no incumplir los compromisos pactados.

Superar

Creer que se es bueno no es lo importante, hay que validarlo con sus pares.   Si considera que su empresa tiene el mejor producto, el mejor proceso, la mejor gente y en general lo mejor de lo mejor, quizá deba preguntarse si con todos esos recursos usted es el líder, si vende más que sus competidores, si tiene mayor aceptación, mayores beneficios, mejor crecimiento. Si eso no ocurre, talvez deba revisar que hacen ellos mejor que usted que les genera esos beneficios.

También conviene preguntarse si su estrategia es de líder o de seguidor. Si es el líder, recuerde que estará en la mira de sus competidores, que usted será el centro de atención y que todo lo que haga y posicione, será rápidamente imitado y mejorado por sus competidores, quienes sin tener que asumir mayores costos de desarrollo y posicionamiento, tendrán una ventaja de precio considerable.   Si es un seguidor tenga en cuenta el poder del líder y prepárese para la batalla, no será fácil y puede ocurrir que tenga grandes barreras de entrada cuando piense en competir, si quiere hacerse visible prepárese para la batalla. Si por el contrario prefiere ser un anónimo contendor, en todo caso no olvide que siempre habrá competencia y que los productos y servicios tienen una vida corta, si usted no se supera a si mismo, sus clientes lo harán.

Necesita asesoría  ?      Escríbanos